Las puertas de vidrio son accesorios decorativos muy elegantes, llenan de distinción el espacio del cual son parte. Además son puertas perfectas para aquellos lugares en los que hay un elevado tráfico de usuarios, es por ello que este tipo de puertas son recomendadas para ambientes laborales, aunque cada día se hacen más comunes en las residencias familiares.

¿Qué es una puerta de vidrio?

La puerta de vidrio, como su nombre lo indica, consiste en ese punto de acceso cuya hoja está elaborada en vidrio procesado. Este tipo de vidrio es mucho más resistente que el vidrio común, además las puertas de este tipo de material hace que ese punto de acceso se vea estéticamente mucho más atractivo.

Este tipo de puertas ofrecen algunas ventajas, y es que al tratarse de un material ligero y transparente, permite el paso de la luz natural hacia el interior del inmueble, ganando amplitud visual, por lo que el ambiente se convierte en un espacio bien iluminado y abierto.

Generalmente, las puertas de vidrio están dirigidas a ambientes laborales, sin embargo, cada día se suman hogares a incluirlos en sus diferentes espacios, tales como entrada al jardín, baños, duchas, cocinas, clósets, en fin, las puertas de vidrio se adaptan perfectamente a cualquier estilo decorativo.

Una vez definidos todos los detalles de la puerta de vidrio que va a instalar en un determinado espacio, recuerde que esta instalación debe ser realizada por un cerrajero sitges profesional, de esta manera existirá garantía de la calidad del trabajo.

Tipos de vidrio para sus puertas

Al momento que le indique a su cerrajero de confianza su deseo de instalar una puerta de vidrio, éste le explicará que existen dos tipos de vidrios procesados que se utilizan para este tipo de puertas:

Cristal templado: Este ha sido sometido a un tratamiento térmico que permite aumentar su resistencia a tensiones mecánicas y térmicas, tiene un espesor que varía entre 4 mm y 19 mm. El riesgo de rotura de este tipo de material es muy bajo, y en caso de ocurrir, su patrón de rotura es en pequeños pedazos no cortantes.

Cristal laminado: Este es fabricado con 2 o más hojas de vidrio unidas entre sí con una lámina plástica, luego todo esto unido es sometido a calor y presión para que todo se unifique, quedando con un espesor que varía entre 4 mm y 34 mm. Este tipo de cristal es muy difícil de romper, de hecho su principal ventaja es que es poco probable que un impacto logre atravesarla en un primer intento, y en caso de fractura del vidrio, los trozos quedan adheridos a la lámina.

Estilos de vidrio recomendados para sus puertas

Además de los tipos de vidrios que se utilizan para las puertas, tiene la opción de elegir el estilo que más le agrade para su puerta, de acuerdo al ambiente en el cual va a ser instalado:

Vidrios transparentes: Este logra aprovechar al máximo la luz natural en el ambiente en el cual se instala, además de permitir la visión a través de ella. Es importante que se indique cuando estén cerradas para evitar accidentes, esto puede lograrlo a través de alguna señalización impresa.

Vidrios traslúcidos: Sólo permite aprovechar parte de la luz natural, pero favorece un poco la privacidad de algunas áreas, ya que limita la visión a través de ella.

Vidrios reflectantes: Al igual que los vidrios traslúcidos, sólo permiten aprovechar parte de la luz natural, porque en estos casos la intimidad del ambiente es prioritario, ya que sólo se puede ver perfectamente desde el interior de la casa hacia el exterior, y no al contrario.