Nuestros conocimientos de cerraduras no deben limitarse a las puertas de entrada, pese constituyen la primera línea de protección de las casas.

Los demás espacios de la casa como sótanos, habitaciones, cuartos de estudio y baños, deben estar custodiados y protegidos a través de las puertas interiores.

Aunque el nivel de seguridad de estas puertas no sea igual que el de las puertas exteriores, es indispensable la incorporación de cerraduras que garanticen no solo la privacidad de los integrantes de la familia, sino un nivel de protección acorde contra los intrusos.

En el mercado cerrajero, existen muchos tipos de cerraduras interiores, pero digamos que estas cerraduras son las que frecuentemente vemos, y por supuesto, se instalan en función a las necesidades que tengamos.

Manillas

Toda puerta de interior, debe tener una manija con cerradura simple, pero las distintas formas dependerán no solo del gusto que tengas, sino de la finalidad de su forma y funcionamiento.

Por ejemplo, cuando acudes a una cerrajería, tienes a tus disposición dos opciones a elegir, las manillas de palanca y las manillas de pomo, que aunque parecidas y tienen el mismo funcionamiento tienen una finalidad especial.

Las manillas de palanca son muy atractivas por su diseño, pero se evidencian en sitios, tanto domiciliares como laborales, donde se encuentran personas con discapacidades, pues su manipulación no tiene tanta complicación.

Las manillas de pomo pueden o no tener adjunto en su haber una cerradura, y sus diseños son mucho más variados que los de las cerraduras de palanca.

Cerraduras de aislamiento

Es el tipo de cerraduras que aseguran puertas que conducen a cuartos de baño, salones de estudio y algunas habitaciones.

Los mecanismos de bloqueo de estos herrajes funcionan desde el interior de la habitación y no desde el exterior, de modo que se pueda restringir el paso de la gente, obligando a respetar la privacidad.

Muchos discrepan que este tipo de cerraduras debe evitarse en niños, pero si enseñamos a nuestros niños su uso responsable, no habría mayores problemas a la hora de instalar estos herrajes.

Tiradores sin bloqueo

Son el tipo de herrajes que bloquean puertas de despensas y armarios, a fin de almacenar objetos como ropa, instrumentos de cocina, y no empleados para entrar y salir

La finalidad de estos tiradores no es restringir el acceso, sino procurar que las puertas de estos reservorios no se encuentren desplegadas, de modo que mantenemos organizado el contenido de la despensa y evitamos accidentes.

Aspectos a tomar en cuenta para elegir estas cerraduras

El preguntarnos con qué frecuencia otros usarán la puerta, si hay espacios que requieren restricciones, y que tan fuerte queremos que sea la cerradura, son filtros que nos ayudan a elegir la cerradura idónea.

Contacta a un cerrajero profesional para que realice este tipo de instalaciones en casa, no sin antes consultar una vez más sobre los mecanismos más eficientes y mejor cotizados en el mercado.