La tecnología es la que abre las puertas para todos los inventos, por eso es que cada día evoluciona sin parar, pero entre tantas novedades como las alarmas de seguridad, muchas veces corremos el riesgo de escoger la menos apropiada, esto ocurre porque no tomamos el tiempo para considerar en realidad lo que necesitamos.

Cada elemento que elegimos debería cubrir nuestras necesidades, en el caso de las alarmas también se debe considerar otros factores, como dónde se va a instalar, los materiales o herramientas que se necesitan y que además quede bien protegida.

Lo más indicado, es que el sistema de seguridad que vamos a escoger, den aviso directo al propietario de manera inmediata, para que éste pueda realizar las llamadas necesarias.

Cualidades que debe tener un sistema de alarma

Las características que todo cerrajero recomienda para elegir un sistema de alarma son integridad, confidencialidad, disponibilidad, autenticación.

Un sistema de alarma debe cubrir todas las características necesarias para nuestra seguridad, porque así como avanza la tecnología de seguridad, también avanzan los delincuentes que les encanta hacerse dueños de lo ajeno.

Otra característica importante de un sistema de alarma, es que pueda ser un servicio seguro y confiable por nuestra seguridad, también por la de nuestra familia, y para lograrlo la alarma debe ofrecer sistema anti-intrusión, sistema anti-sabotaje, sistema anti-manipulación, sistema detección de ante-inhibición.

Sistema anti-intrusión

Este sistema garantiza seguridad del perímetro, tanto interior como exterior, por eso el cerrajero lo recomienda, porque ellos optimizan la seguridad, a través de la prevención, detección, evaluación y repuesta eficaz.

Este es un sistema indispensable en una alarma, cuando los sensores de movimiento detectan una intrusión el sistema notifica y enseguida envía las imágenes para su revisión, esta característica debería impedir el acceso a los ladrones por la conexión que hace de inmediato.

Estos sensores tienen filtros que protegen de dar falsas alarmas, es decir, que son realmente confiables.

Sistema anti-sabotaje

Este sistema lo componen circuitos telefónicos, telecámaras para vigilancias, cerraduras de alta seguridad.

La mayoría de estas alarmas son inalámbricas, los ladrones podrían intentar acabar con el dispositivo, pero estas reaccionan con el impacto de algún objeto contundente o intento de ingresar a la clave errada.

Aunque rompan o dañen el sistema de seguridad, el mismo se encontrará activado, este sistema está programado para enviar a la central de control el mensaje de sabotaje, antes era muy fácil para los ladrones sólo con manipular los dispositivo, pero gracias a la tecnología que ha avanzado tanto, es posible tener más confianza en las alarmas.

Sistemas anti-manipulación y anti-inhibición

El sistema anti-manipulación está integrado por unos terminales, cualquier persona que intente manipular ya sea un sensor o el panel de control, lo que logrará es hacer saltar los tamper de seguridad y la alarma enviaría una señal inmediatamente a la central, de esta manera los delincuentes no podrán cometer su fechoría.

En cuanto al sistema anti-inhibición, aunque los ladrones intenten hacer barridos de frecuencia con dispositivos inhibidores, para buscar captar la señal y bloquearla, no van a lograrlo, porque resulta que los sistemas integrados en algunas alarmas protegen de este problema, permitiendo incluso la posibilidad de realizar doble conexión, en algunas marcas.